La vuelta al cole a escasos dias

Seguro que no soy la única que se encuentra ya en un sin vivir, seguro que sois ya muchos los padres que temen la vuelta al cole más que a una vara verde, como siempre decía mi abuelo. Los gastos relacionados con este suceso hace que muchos padres se echen las manos a la cabeza y se den cuenta que es irremediable y que pronto se van a tener que desembolsar de un buen pico. Las cifras se convierten en demasiado elevadas, eso sí dependiendo del colegio que hablemos, ya que no es lo mismo llevar a nuestros hijos a un colegio privado, concertado o público, varía en función a cada centro y eso debemos tenerlo muy en cuenta. Son muchos los padres que ya han solicitado la plaza para sus hijos en muchos sitios las listas ya salieron y saben donde se los han aceptado, por supuesto la elección de colegio no es fácil no es como elegir un peluche que dormirá en su cuna mientras sea un bebé, estamos hablando de su educación, de los amigos que hará seguro que para siempre, y de las muchas cosas que aprenderá hasta que sea un adolescente, por lo que debe ser una decisión consensuada y bien planificada.

Los colegios privados no están en cualquier ciudad y mucho menos en un pueblo, este tipo de colegios suelen estar en las grandes capitales y cuestan casi un ojo de la cara que los niños puedan estudiar en él, suelen tener buenas críticas pero no todo el mundo se lo puede permitir. Luego nos encontramos con los concertados, son centros de naturaleza privada, no creados por la administración pero subvencionados en gran medida por la administración central, por el contrario los públicos son centros laicos financiados por el gobierno en los que no se debe aportar nada y en los que podemos encontrar algunas ayudas como que se hagan cargo de comprar en una papeleria escolar para los más pequeños. Pues bien de esos tres centros debemos tener claro donde llevar a nuestros hijos, desde luego no procede estar cambiándolo cada dos por tres porque no nos interesa lo que nos ofrece, antes de que comiencen las solicitudes cada centro invita a los padres a que puedan conocer de lleno todo lo que les rodea y de esa manera pueden elegir mejor el sitio en el que quieren que estudien sus hijos.

Unas vacaciones distintas

Al contrario de los que viven en el centro de país y no disfrutan de una playa cercana a su ciudad, los que vivimos s en zonas de playa estamos deseando que lleguen las vacaciones para salir de la playa y poder perdernos en el campo, parece una incongruencia pero es así, yo por lo menos ya estoy harta de tanto sol y de tanta agua, lo que de verdad me apetece es estar unos días en contacto con la naturaleza, hacer senderismo o rutas en bicicleta, algunas actividades en familia que no tengan nada que ver con el agua del mar.

Este año nos vamos a Huesca, a una casa rural alejada del mundo, en la que cuando abres la puerta de la cabaña te encuentras en un bosque frondoso lleno de árboles y plantas de todos los colores procedencias.
La casita esta genial es una cabaña de madera con dos habitaciones baño cocina salón y un mirador, aunque con abrir la puerta tienes suficiente no necesitas un jardín privado ya que todo el bosque se rinde ante tus pies. La cabaña dispone de todas las comodidades además hay unos expositores sobremesa con toda la información que necesitas para que no te pierdas ninguna actividad de las que se hacen en grupo. En total habrá unas diez o doce cabañas, todas de ellas habitadas por personas que como nosotros buscan alejarse del mar y hacer algo distinto.
Podemos hacer varias rutas de senderismo de las cuales disfrutaremos seguro, además nos hemos podido traer a Coco el perro de la casa y eso nos hace inmensamente felices, seguro que él es el que mas disfruta de esta experiencia. Las rutas son fantásticas, caminos serpenteantes y paisajes tan bellos que parecen sacados de un cuento, lagunas escondidas y pequeños riachuelos en los que mojarse los pies. Todo un espectáculo en plena naturaleza, una gozad a para los sentidos, disfrutar de esos colores, de esos olores, poder tocar piedras y árboles que nadie antes ha tocado. La gastronomía de esta zona también es exquisita y degustamos unos platos muy buenos y muy bien elaborados.

Sin duda hacer algo distinto este año en vacaciones ha sido todo un acierto no nos arrepentimos de nada, hasta los niños que se la pasan con el teléfono en la mano, han dejado la tecnología de lado para disfrutar de estos días de relax y de naturaleza en estado puro.