Claves para incluir un restaurante en tu hostal

Si eres el dueño de un hostal, lo primero que tenemos que decir es que estás de enhorabuena. Y es que, aunque no lo creas, aunque seguro que algo ya has intuido, lo cierto es que para las estancias cortas, como por ejemplo las que no suponen más de un fin de semana, la inmensa mayoría de los usuarios prefieren un hostal. No solo porque es una alternativa mucho más económica que un hotel sino porque dicho sea de paso es mucho más confortable y mucho más acogedora. De ahí la importancia de poder incluir un restaurante dentro del hostal de modo que podamos dar un mejor servicio a nuestros clientes.

La primera clave que tienes que tener en cuenta a la hora de crear un restaurante en tu hostal es el espacio. No tenemos que abarcar más de lo que podemos y no tenemos que hacer un restaurante excesivamente grande. Lo que tenemos que hacer es optimizar el espacio de manera que podamos dar servicio a un buen número de personas pero sin tirar la casa por la ventana. De este modo tendremos muchas más probabilidades de tenerlo siempre lleno y por supuesto de poder rentabilizarlo dentro de un periodo de tiempo corto que es al fin y al cabo de lo que se trata cuando hablamos de negocios.

También hay que tener una buena presencia. Con esto lo que queremos decir es que detalles como las mesas, las sillas, la cubertería o incluso los manteles de hosteleria deben estar cuidados al extremo. De esta manera estaremos ofreciendo un entorno muy confortable para las personas que nos visiten de manera que les ofrecemos la posibilidad de tener una velada muy agradable. Porque si nuestra filosofía es ser la alternativa ideal a un hotel, no podemos permitir bajo ningún concepto que el cliente no se encuentre como en su casa.

Para terminar hablemos de la carta. Lo mejor que puedes hacer es incluir pocos platos, que incluyan productos de temporada ya que esto sale mucho más barato y da un mejor sabor, y que tenga unos precios atractivos. No se trata de ofrecer una cocina muy moderna y excesivamente compleja sino de ofrecer una cocina casera elaborada con una materia prima de calidad. Si todo sale bien verás que tu restaurante puede llegar a ser un motivo para que la gente acuda a tu hostal o incluso solo a comer. ¿Qué más se puede pedir?

Convierte tu coche en una inversion en lugar de un quebradero de cabeza

Cuántos de nosotros no hemos visto mermar nuestras cuentas bancarias a consecuencia de gastar el dinero ahorrado en la reparación del coche, una y otra vez se repite la historia, si no es por una cosa, más adelante se presenta otra. Lo cierto es que siempre hay un problema de turno con el vehículo, lo que nos produce un verdadero quebradero de cabeza.

Se supone que tener un coche propio debe significar que se nos simplifique la vida, y efecto lo es, no podemos ser tan ingratos y olvidar aquellos momentos de gloria en el cual ostentábamos un automóvil último modelo para envidia del resto de los mortales, pero como todo en la vida, es normal que ese  brillo se vaya opacando y llegue a tal situación, que hasta pena da andar en él, y eso ¡si rueda!, porque algunos se quedan varados en algún lugar que ni a la cochera llegan y hay que contratar una grúa.

Cansado de tener el coche averiado

Si ya ha lidiado mucho con el vehículo, lo conocen en múltiples talleres mecánicos y aun así, el mismo va de mal en peor, no lo piense más. Retardar la decisión solo hará que su cuenta bancaria siga bajando, así como su paciencia. Además, a medida que pasa el tiempo y las averías se multiplican el precio del bien también se ve negativamente afectado.

No queda otra opción que vender coche averiado, aunque es natural que surja la pregunta “quién se va a interesar en algo inservible?”, asimismo el temor de que nos vengan a hacer reclamos posteriores a la transacción porque el nuevo dueño se sienta estafado, manipulado o lo que sea, por considerar que no cumple con sus expectativas.

Afortunadamente, existen negocios en donde se pueden disipar todas esas inquietudes, ya que se dedican precisamente a la compra de vehículos en estado deplorable, por muy averiados que estén, incluso compran los que están siniestrados, quemados, inundados, o cualquiera sea su condición de gravedad.

En el proceso de negociación, realizan una tasación, y en base a ello hacen una oferta, que para sorpresa del dueño, suele ser bastante favorable. Es por ello que, esta alternativa se puede catalogar como una inversión, que deja un buen dividendo y que nos quita ese terrible problema.

Por si fuera poco, se encargan de todos los trámites relacionados con dar de baja al coche.

Una tarde de deporte

No os voy a engañar, no soy una deportista, ni pretendo serlo, el deporte me gusta lo justo para mantenerme en forma y poder permitirme algún que otro caprichito gastronómico ya que me gusta comer y me gusta todo. Una tarde a la semana suelo salir con los niños a practicar algún deporte, solemos pasar dos o tres horas jugando a cualquier cosa que les apetezca, fútbol,  baloncesto, bicicleta, natación. .. Da igual la modalidad que elijan, la practicamos todos.

Esta semana han elegido el fútbol como deporte así que nos hemos ido al campo de fútbol del pabellón polideportivo de nuestra ciudad a jugar un poco con el balón.  A mi pesar he de reconocer que el estado del campo es lamentable, el césped está muy poco cuidado y hay muchas zonas en las que faltan grandes pedazos, las gradas están hechas polvo, llenas de pinturas y de suciedad, no entiendo muy bien porque este nivel de deterioro en un lugar público y sobre todo perteneciente al ayuntamiento.

Así que me he dirigido a la consejería de deportes para Informarme de porque ese lugar que antaño fue un lugar muy bonito, acogedor y concurrido hoy es poco menos que un vertedero. Allí me explican que es un periodo de transición  ya que acabamos de cambiar de equipo de gobierno, que ese lugar se quedó sin presupuesto en la anterior legislatura y que se ha visto abocado a lo que es hoy, pero que no me preocupe que ya están poniendo los medios necesarios para que vuelva a ser aquel lugar que era, un lugar en el que podíamos practicar cualquier deporte sin temor a herirnos o a contraer cualquier enfermedad.

Me dan en ese momento un documento en el que se explica lo que se va a hacer y el dinero que se va a emplear, en el papel hay una lista con varios nombres de empresas como cespedsolucion.es o la empresa que va a arreglar las vallas y las gradas. Creo que el motivo de que me estén dando tantas explicaciones es porque soy periodista del periódico de la ciudad y temen que haga público mi desencanto. Si es por eso me alegro porque de otra forma quizás no se estaría haciendo nada para arreglar aquel lugar en el que tantos recuerdos conseguí y del cual me gustaría volver  a disfrutar con mi familia.